Yuki no Hana 雪の華

Esta es una flor de nieve Yuki no Hana 雪の花. No crece sino que cae del cielo. Al medio día era ya agua yendo a las raíces. Aquí me la mostraron, en Kioto. ¡Buen inicio de 2022!

Kioto, Yoshidayama, antes Kaguraoka. 1 de enero de 2022.


This is a Snow Flower 雪の花. It doesn’t grow but falls from the sky. At midday, it was just a thread of water flowing back into the earth. They show me it in Kyoto. Happy New Year 2022.

El otoño temprano

El Sol Verde

El Sol Verde es un libro que escribí en 2010 y del que publique de manera artesanal solo cien ejemplares, impresos en tinta verde y encuadernados a mano con mi propia editorial casera llamada 2.0.1.2. editorial. Cuando presenté este libro viajé por Chile, Perú, Argentina y México con la editorial 2.0.1.2..

El libro es el sueño de una semilla en un frasco de vidrio que germina. Ese sueño verde es un sueño en el que se mezcla el lenguaje de la ciencia con la poesía del corazón. El Sol Verde es un canto al ADN y a los 1 y 0 del código binario. Ha sido leído como un libro de poesía de «ciencia ficción» que hace uso de un lenguaje híbrido por escritores y críticos. Por ejemplo, con estos poemas me invitaron a participar en una mesa de ciencia ficción en la Feria del Libro de La Habana, Cuba.

Quizá en El Sol Verde hay una batalla por el futuro yo-lírico entre una máquina tecnológica-social, el delirio poético y el ADN que canta. Al final gana el canto de la vida-mundo y germina la semilla en el corazón-tiempo. Todo sucede en las primeras 24 horas de vida de esta semilla en un frasco de vidrio. Se trata de un libro con rasgos visionarios. ¿Qué es lo que se ve en el Sol Verde? es una pregunta que yo mismo me hago.

El poeta peruano Enrique Verástegui escribió la solapa del libro que dice:


«Sol verde como pradera y el ferrocarril —donde está Yaxkin Melchy, escribiendo nuevos mundos de mermelada de naranja que se disponen a energizar la juventud, la sinergia que faltaba, envuelto en jeans y una casa ranchera— avanza más allá de la nada, más allá del olvido, mas allá de la indisposición, bajo libélulas blancas, hasta hacerse la esencia del amor. EL NUEVO MUNDO II está en tus manos lector, lectora, como elíxir que Yaxkin Melchy ha inventado.»

Enrique Verástegui


La portada es una mano emblema que dice:

Minoría expansiva
Anillos de árbol
Poesía / Trauma
Muerte / Nacimiento
Siempre estar rodeado de poéticas
El Nuevo Mundo de principio a fin
Desnudar que después de los 1 y 0 ya no hay nada
Es un final para renacer
Cómo construir cultura

El poeta y jurista Manuel de J. Jiménez [iuspoética] escribió lo siguiente:

PERO LA POESÍA SIGUE SIENDO VERDAD

Los soles imaginarios nacen y explotan sucesivamente en la poesía de Yaxkin Melchy (D.F., 1985). No se trata de una cosmovisión final y configurada en relación a un referente particular del mundo, no es el signo lingüístico el apoyo del poeta; sino una serie de potencialidades que se construyen a partir del abandono, la fraternidad y la ternura de los personajes de El Sol Verde. Estos desarrollan un lenguaje no humano que está más allá de las imágenes dentro de las palabras. “[Una semilla/ en un frasco de vidrio]”. El universo nunca truena en un big-bang, nunca nace ni se expande. “El libro es una semilla encontrada/ una estrella verde”. Únicamente se está ante la presencia de una inconmensurable vida futura: el totalitarismo de un sueño. El verso del poeta: “no sé si estoy despierto/ no sé si estoy soñando”, advierte la realidad como síntoma de un lenguaje multimedia. Claramente Yaxkin no se desdobla para dar autonomía al Dios de las piernas rotas, al Rey Murciélago, al Profeta del Parpadeo y a todas las demás identidades del libro. Leemos a la misma voz poética repetida en diversas dimensiones y posibilidades ontológicas: el yo fractal en las escalas poéticas del autor. Pero dentro de esas variaciones, es la Computadora Central quien se sale de control y codifica a todos los demás personajes. Cada uno se afirma a través de una revelación. Hay errores en el sistema. No concuerda el ADN verbal. Los poemas que Melchy escribió en vida escapan y son el canto postrero de la humanidad lalalalalalallalalalalá formando las cadenas de ADN en el Nuevo Mundo. Allí, como dijo el poeta Meme Rocha, lo poético existe “hasta romper la célula que es el cero más hermoso”.

Manuel de J. Jiménez

El poeta mexicano Luis Felipe Fabre escribió lo siguiente [parte de sus notas para la presentación del libro]:

La verdad está ahí afuera: notas sobre Sol verde de Yaxkin Melchy

1
Sol verde: una semilla cósmica qué germinará en qué horizonte
Poesía- selva.
“En el medio del camino de nuestra vida me extravié
por una selva oscura”:
selva selvaggia: la espesura del lenguaje que decía Dante
y que se evidencia
en la materialidad que esa aliteración exageradísima subraya.
El lenguaje que decía Dante:
“El amor que hace girar al sol y las demás estrellas”: de eso
están hechos también los versos de Sol verde:
el lenguaje que hace girar a las palabras que son astros que son semillas.
Diríase que básicamente esta escritura  es una energía.
Versos en tinta verde
que más que para hacer poemas proliferan para hacerse selva.
Una estrella de plantas.
Versos cósmicos:
por cierto, esta noche del lunes 20 de diciembre de 2010,
noche en que presentamos Sol verde,
habrá un eclipse total de luna, visible a partir de las 11:30 pm:
la sombra del sol verde:
sol negro.

2
La poesía de Yaxkin Melchy no me debería de gustar:
1. Porque Yaxkin Melchy confía en el yo lírico.
2. Porque Yaxkin Melchy tiene fe en los poderes de la poesía.
La poesía de Yaxkin Melchy no me debería de gustar,
pero me encanta.
Y sin embargo
en otra dimensión
con la que conectan sus poemas
(sus versos son agujeros de gusano)
Yaxkin Melchy no confía en el yo lírico,
Yaxkin Melchy no tiene fe en los poderes de la poesía.
La poesía de Yax Kin me encanta
porque me hace desdecirme.

3
[…]
Ciencia ficción a condición de que no sea ni ciencia ni ficción,
sino visión y profecía.
Una escritura salvaje
que parece estarse escribiendo al momento de ser leída:
un time-lapse de una semilla que germina
en un frasco de vidrio: sol verde.
Una escritura que germina al momento de ser leída
y sin embargo
en otro tiempo,
en otra galaxia,
en otra dimensión.
Poesía alienígena.
Silbar en respuesta a las luces nocturnas: Yaxkin:
miro las estrellas con tu escritura:
E.T. phone home.
Marque:
010101010101010101010101

Luis Felipe Fabre

La traducción al inglés la realiza Ryan Greene, quien ha resultado ganador de una beca del PEN America (PEN America 2022 literary grant winners)

Ryan Greene’s translation from the Spanish of The Green Sun by Yaxkin Melchy Ramos
From the judges’ citation: “Ryan Greene’s translation of Mexican and Peruvian Quechua poet Yaxkin Melchy Ramos’s collection of poems The Green Sun is truly radiant. Printed in green ink, the verdant ‘sci-tech’ poems bear a radical hybridity, blurring the lines between poetry and science, with handwritten visual poems and drawings scattered through the collection’s 300 pages. In the poet/translator’s own words, The Green Sun moves toward ‘building a scientific imaginary rooted in the heart, and a sensitive and intercultural understanding of science theories and methods in order to overcome the poetic disconnection of the modern world.’”

Fulang Chang and Frida Kahlo.

In 2017 I was cursing a seminar on philosophy and animals at the University of Tsukuba with my friend from Colegio de México, the writer Hiram Ruvalcaba. For my final presentation, I decided to talk about Frida Kahlo’s vision of animals and how animals appear in her paintings. The presentation made for professor Shimizu’s class taught me a hidden story of animal representation in self-portraiture in the West and how Frida Kahlo’s paintings suggested an entirely different paradigm of self-identity. Frida Kahlo’s self-portraits with animals were inspired by her personal story of companion with Mexican animals such as the spider monkey Fulang Chang, xoloitzcuintli dogs, and parrots, and her awareness of nahuales. Nahuales is an ancient and popular vision of personhood that became a central point for my presentation. I made some comparisons between Frida Kahlo’s self-portraits, “Fulang-Chang and I” (1937), “Self-Portrait with Small Monkey (1945), with what I think may be a paradigmatic Western construction: Alexandre-François Desportes’s “Self-Portrait in Hunting Dress” (ca. 1699). Thus this paper compares visual patterns of hierarchy and more fluid and horizontal patterns of relationships with animality. Professor Shimizu encouraged me to work on this paper and send it to a Japanese Journal. Finally, it was accepted and published!. This is my first paper published in English and in a Japanese indexed Journal. I am very thankful to everyone in Japan who gave me their impressions and opinions, Akiko Liang for helping me with the abstract and Ryan Greene, who read this paper when it was a draft, and my mother, who accompanied me to visit Diego-Frida’s Anahuacalli house in Mexico City. Also, this paper attempts to tell a different story of Frida’s self-portraits with animals, looking into the more profound bonds that connected her life with her loved companions.


I uploaded a copy of the article here:

https://www.academia.edu/51023922/Yaxkin_Melchy_2021_Fulang_Chang_and_Frida_Kahlo_An_Animalist_Vision_on_Self_identity

Pictures used in the article:

Florence Arquin (ca 1938) Frida Kahlo and Fulang Chang. (Courtesy Artisphere).
Frida Kahlo. Fulang Chang and I (1937). The Museum of Modern Art (MoMA). Analysis, considering plants.
Frida Kahlo. Self Portrait with small monkey (1945) Museo Dolores Olmedo Patiño. Analysis.
Desportes Self Portrait in hunting dress (ca. 1699) Louvre Museum. Analysis.
Abstract in English. The Annual Review of Cultural Studies, Japan: Association for Cultural Typhoon/カルチュラル・スタディーズ学会, no.9. 2021. pp. 96-113.
Abstract in Japanese.

Beyond the mountain. Detrás de la montaña. Documental en China

Este documental me dio una visión diferente de China y viene de un director japonés (Takeuchi), lo cual para mi fue una bonita sorpresa de que no importan las supuestas confrontaciones nacionales, siempre se puede mirar con sinceridad y desde el afecto. Esta provincia de China (Sichuan) me recordó mucho a México, a Perú, a Honduras, Guatemala, a lugares que he visitado alguna vez como poeta o haciendo servicio social. A diferencia de otro tipo de documentales, no se idealiza la vida en los campos ni busca el director vanagloriarse por mostrarnos los lugares recónditos y remotos de ese país. En vez de eso, nos muestra con sencillez los trabajos y dilemas de la vida de los Yi, gente que está en el borde del cambio entre lo rural y lo urbano, entre una cultura arraigada y el tremendo desarraigo que se les propone, entre la cultura del trabajo desde pequeños y la otra cultura de la educación y la formación escolar. Pero yo creo que las preguntas que hace el director son las más buenas, pregunta por los sueños de esos niños y pregunta a sus padres por cómo se ven a futuro y por cómo ven el pasado. Cuando yo pienso en mi familia sé que mis abuelos también fueron gente como ellos, que migró del campo a la ciudad buscando lo mismo: una posibilidad de educación y unas condiciones mejores de vida. Yo, estoy agradecido con eso a mis abuelos y abuelas y he llegado a comprender en el corazón que me toca regresar a buscarlos con agradecimiento en vez de perderme en el consumo u olvidarme de quien soy debido al desarraigo de la ciudad. El camino de la vida es un volver para conversar con nuestros ancestros porque pueden darnos consejo para vivir. Yo he aprendido de la gente con espíritu fuerte que hay que pedir en lo íntimo con humildad, porque en nuestros abuelos y abuelas el corazón relumbra y nos dan una guía ética. El sueño de nuestros abuelos y abuelas se cumple cuando nosotros estamos satisfechos y somos buenas personas. Ser personas plenas y agradecidas, y si eso es la modernidad entonces cumple lo que soñaron de la modernidad, pero cuando eso se desvía hacia otras cosas y nos olvidamos de quien somos dentro de nosotros, no hacemos sino desagradecer y perdernos en la aflicción más desoladora.

Como extra, para mi la sensibilidad del documental resuena con la de Carlos Ferrand (Perú-Canadá) en el llamado Americano.

Solsticio de verano

Gracias por el día de hoy,
porque ya calentaste nuestros cuerpos
y trajiste la primavera.
Porque ya los cultivos están creciendo
y has traído el reino de la luz
a la tierra.
A partir de ahora
comienzan los días calurosos.

Bañado con agua fría,
mientras te veo,
verde y rojo te ocultaste
en el horizonte

Gracias por todo.


Solsticio de verano
Hanabatake, Tsukuba
21 de junio de 2021

Campo de arroz tanbo, Tsukuba

Alma de diamante

Alma de diamante. Quinta antología de poetas mujeres venezolanas en relación con las voces mayas coordinada por Gladys Mendía. El prólogo está escrito por la académica Mireia Companys Tena y el epílogo por Yaxkin Melchy. Voces de Ruperta Bautista Vázquez, Negma Janetth Coy, Rosa Chávez, Sasil Sánchez Chan Juany Peñate, Caneo Arguinzones, Camila Ríos Armas, Paola Valencia Villalobos, Yanuva León, Maria Dayana Fraile. Lp5 editora 2021.
La foto es sobre el tatami de mi casa en Japón.